Crítica cine: Frozen (2010)

Frozen poster

Frozen es la versión aterradora de las vacaciones en un resort de ski. Don’t go there.

Director: Adam Green.

Protagonizada por:  Emma Bell, Kevin Zegeres y Shawn Ashmore

Cada cierto tiempo, el cine nos da unas pequeñas joyas que funcionan mejor como un experimento que como una película típica de Hollywood. Frozen se destaca como una piedra en bruto que de principio a fin se apodera del público con una simpleza bastante fácil de explotar. Es lo bello de películas como esta. Hacen tanto con tan pocos ingredientes.

Ni siquiera la violencia es necesaria en filmes como estos. Sin embargo, la crudeza lo es. Y es precisamente el por qué de que Frozen sea tan poderosa.

La premisa es muy sencilla: ¿Qué pasaría si tres personas se montan en una telesilla en temperaturas bajo cero y todo el mundo se olvida de ellos? Es Open Water pero en la nieve (accesorios y animales incluidos).

No puedo contar mucho para quienes no la han visto. No es una película sorpresiva en su premisa pero si en su capacidad de hacernos cerrar los ojos ante la desesperación. Lo interesante es que los personajes al fin hacen cosas inteligentes (o simplemente lo posible) para salirse de la situación y las cosas por supuesto no salen bien.

Adam Green es un director que se atreve a hacer cosas diferentes y es en personas como él, en donde fanáticos del horror alojamos la confianza. El splatterfest que es Hatchet es casi nostálgico, y un verdadero clásico del género. Pero esta vez consigue hacer un filme totalmente diferente que logra una sensación visceral y totalmente primitiva que casi hace que cerremos los ojos cada vez que los recursos son más escasos y las posibilidades de vida son casi nulas.

Tres actores convincentes y novatos juegan con diálogos tontos y casi clicherosos pero que en una telesilla suenan algo tensos. Pero realmente no hace falta que pase de ahí. No hay exageración en reacciones como pasa en la mayoría de las películas de terror; los actores hacen lo que deben hacer y lo que cualquier persona haría. La violencia es gratuita pero no sale en pantalla (increíblemente). Es una rareza que en una película de estas, solo hace falta un sonido para aterrorizar, en vez de una imagen o efectos especiales.

¿Un defecto? un desenlace un poco extendido.

Kudos a Adam Green por aventurarse en un campo nuevo y lograr que nunca queramos ir a esquiar. Ya sea en helicóptero.

Calificación: 3/4

Con información de IMDB y Film Affinity.

3 Replies to “Crítica cine: Frozen (2010)”

  1. Definitivamente veré esta película, Pero tengo curiosidad de ver que tanto pueden haber hecho con la situación en la chair lifts!

  2. Precisamente es lo mejor del tema. No hay mucho que puedas hacer. Pero los personajes hacen exactamente lo que uno hubiese hecho. Es un sentimiento bastante apegado a la desesperación.

    Cuando uno ve la película, es común que se diga: ¿y por qué no hacen…? es lo que yo haría!

    A eso me refiero… los personajes lo hacen y nada sale bien… recomendada Cuz!

  3. Como solía ir a esquiar se me antoja verla, pero jamas se me ocurriria ir a una pista que cierra en pocos minutos?

Leave a Reply