Crítica cine: Burning (2018)

Cuando Jong-su se reencuentra con su amiga de la infancia, ella le pide que cuide a su gato mientras viaja. Cuando ella regresa, trae consigo un nuevo amigo que despierta las sospechas de Jong-su.