Crítica cine: The Grudge (2020)

El regreso de la franquicia carece de espíritu y confirma que algunas cosas deben permanecer sin vida.