Crítica cine: Contracted: Phase II (2015)

Secuela innecesaria de una pequeña joya del body horror.