Crítica cine: The Magnificent Seven (2016)

Un remake infame que funciona si tan solo te olvidas de las reglas un rato.