Crítica cine: Deadpool 2 (2018)

No es mejor que la primera Deadpool, pero definitivamente es mucho más hilarante.