Crítica cine: Z (2019)

Una familia empieza a ser espantada por un ser imaginario que parece querer más que jugar.