Salem Horror Fest Review: The Strings (2020)

Advertisements

The Strings es el relato de una artista que decide aislarse en una casa solitaria para producir material durante un inclemente invierno, y una extraña entidad empieza a atormentarla.

Dirigida por: Ryan Glover.

Protagonizada por: Teagan Johnston, Jenna Schaefer, April Aliermo, Lora Bidner, Tara Niewiadomski, Toby Hendy.

País: Canadá.

Género: Horror.

Duración: 94 minutos.

Haciendo algo de retrospectiva sobre lo que fue The Strings, me doy cuenta de algo esencial. En The Strings no ocurren muchas cosas. No se trata de un “slow burn” marcado que conlleva a un final definitivo en el que todo se aclara. Se trata de una colección de escenas que muestran un estado emocional desordenado, y se arman en una secuencia que al final forma una historia compleja de describir y solucionar, si es que eso es posible.

Pero lo poco que la película muestra como historia, es el despertar casi cadente de una artista que un día decide irse. Su destino es poco claro pero todo parece indicar que solo necesita alejarse de algo en particular. Llega a una casa remota en una playa, durante un invierno inclemente, e instala sus instrumentos musicales. Pasa horas tratando de producir algo, bebiendo alcohol, y charlando con una amiga que parece entender su situación. Solo se relaciona con otra chica que necesita realizar una sesión de fotografía para promover su trabajo, y con quien entabla una relación amorosa. Pero hay algo en la oscuridad que la está acechando, y parece hacerse más fuerte cada día.

The Strings es una densa historia del dolor no explicado pero sí mostrado. Hay algo en esa mirada perdida y solitaria que esta cantante tiene todo el tiempo. Y aunque el motivo de la película sea principalmente el uso de esta emoción para crear música, la realidad es que hay algo más en esa casa. Se presta a interpretación en todo momento cuando el aislamiento es el escenario perfecto para las películas en las que “alguien ve algo que el resto no ve”. Lo importante es que ese sector de The Strings en el que alguien solo trata de salir de un hoyo para avanzar por un túnel artístico es sumamente interesante. Esencial para que la película funcione.

Pero una escena introductoria y un final muy bien armado confirman que esto no es solo una película sobre Catherine y sus problemas del pasado. Ryan Glover dirige con mucha confianza la película. Sabe que no será refrescante para todos sus espectadores y aún así se mantiene lejos de las reglas para establecer los ánimos particulares de la película, y meternos en el estado emocional desastroso de Catherine. Para esto existe The Strings. No para sentenciar con su final, sino para experimentar la magnífica ejecución de un director que sabe muy bien como manipular los espacios, utilizar el sonido de manera adecuada y no invasiva, y simplemente ser distinto al resto. Necesitamos gente como Glover, y como quienes apoyan al director. Es este tipo de cine que nos rescatará de la basura explosiva de jump scares, secuelas innecesarias, y el cine de horror que no se atreve a reinventarse.

Es una película que inmediatamente después de que aparecen los créditos, te da ganas de buscar quién está detrás de ella, y si es posible averiguar un poco más sobre lo que se pretende contar con esa mística representación de la inspiración artística y las derivaciones del tormento de la soledad. Mañana cuando charle un rato con Ryan Glover es lo que le voy a preguntar. Estén pendientes de esa entrevista. Este es un cineasta que vale la pena empezar a ver.

Calificación:

Un trailer

Con información de IMDB, y YouTube.

Parte del press coverage del Salem Horror Fest 2020

Leave a Reply